¿A qué llamamos arquitectura?

Han habido y siguen habiendo debates sobre qué debe incluirse en el término arquitectura y todas las personas tienen sus propias ideas y preconceptos.
De acuerdo con Le Corbusier, ‘Arquitectura es el juego magistral, correcto y magnificente de las masas que se ven a la luz’. Para él, la arquitectura era una experiencia emocional y estética. De acuerdo al diccionario, arquitectura se define como el arte o ciencia de construir, o uno de los artes refinados en los concerniente a las artes estéticas en contraposición con las artes industriales como la ingeniería.
Los críticos y teóricos de la arquitectura como John Ruskin y William Morris han contribuido enormemente al debate. En general concuerdan en distinguir la arquitectura de la construcción con una simple ecuación:

Construcción+Arte=Arquitectura

Es una definición que a algunas personas les gustaría mantener aún hoy pero este dualismo entre el arte por un lado y la utilidad o la función por el otro, se queda a medio camino. No nos habla de la relación entre el arte y la utilidad y omite nuestra experiencia sobre la realidad y el significado de la arquitectura.
Algunas personas creen que dentro de arquitectura se deberían incluir edificios importantes como casas, palacios, templos, catedrales y castillos pero no otros como playas de estacionamiento o estaciones de tren.
A pesar de deleitarnos con las paredes cubiertas de musgo con techos de paja de muchas cabañas o la forma que las casas precarias del África se mezclan con el paisaje, para algunos esto no es arquitectura porque no fueron diseñadas por arquitectos. Estas edificaciones forman parte de una arquitectura vernácula que sigue patrones transmitidos de generación en generación. En general la arquitectura vernácula ha sido estudiada en forma separada de la arquitectura educada y monumental, incluso ha sido tomada como parte de la antropología o historia social.
Dado que la arquitectura es una materia tan vasta, han habido varios intentos de limitarla o seccionarla en partes más manejables. Limitar la arquitectura a educada o monumental incluye trabajos como castillos, palacios o catedrales. Esto ha provocado que aquellos interesados en diseñar otro tipo de edificaciones se vean fuera del rótulo tradicional de arquitectos. Los edificios de fábricas y plantas industriales fueron englobados dentro de la arqueología industrial y la historia industrial y del trabajo, las estaciones ferroviarias como parte de la ingeniería y la historia del transporte, los edificios de acero dentro de los rascacielos y los edificios de hierro y vidrio como el Palacio de Cristal dentro de la historia de la construcción. Agrupar edificios de acuerdo a su uso, como castillos, palacios, factorías, estaciones de tren es otra forma de dividir el tópico, cal igual que agruparlos por métodos y materiales de construcción.
Bibliografía: “Understanding Architecture: An Introduction to Architecture and architectural history”. Autor: Hazel Conway. Ed. Routledge 1994

¿A qué llamamos arte?

No existe una definición universal de arte visual, aunque existe un consenso general de que el arte es la creación consciente de algo bello o significativo que utiliza la habilidad y la imaginación. La definición y el valor percibido de las obras de arte han cambiado a lo largo de la historia y en diferentes culturas. La pintura de Jean Basquiat que se vendió por $ 110.5 millones en la subasta de Sotheby’s en mayo de 2017 sin duda habría tenido problemas para encontrar una audiencia en la Italia del Renacimiento, por ejemplo.

Etimología del término arte

El término “arte” está relacionado con la palabra latina “ars”, que significa “arte”, “habilidad” o “arte”. El primer uso conocido de la palabra proviene de manuscritos del siglo XIII. Sin embargo, la palabra arte y sus muchas variantes (artem, eart, etc.) probablemente existieron desde la fundación de Roma.

Filosofía del arte

La definición de arte ha sido debatida durante siglos entre los filósofos: “¿Qué es el arte?” Es la pregunta más básica en la filosofía de la estética, que en realidad significa “¿cómo determinamos qué se define como arte?” Esto implica dos subtextos: la naturaleza esencial del arte, y su importancia social (o falta de ella). En etse blog podrá encontrar muchísimos artículos sobre arte. La definición de arte generalmente ha caído en tres categorías: representación, expresión y forma.

Arte como representación: Mimesis. Platón desarrolló por primera vez la idea del arte como “mimesis”, que, en griego, significa copiar o imitar. Por esta razón, el significado principal del arte fue, durante siglos, definido como la representación o reproducción de algo que es bello o significativo. Hasta aproximadamente finales del siglo XVIII, una obra de arte se valoraba sobre la base de la fidelidad con la que replicaba su tema. Esta definición de “buen arte” ha tenido un profundo impacto en los artistas modernos y contemporáneos; como Gordon Graham escribe: “Lleva a las personas a valorar mucho los retratos muy reales como los de los grandes maestros Miguel Ángel, Rubens, Velásquez y demás- y a plantear preguntas sobre el valor del arte ‘moderno’: el cubista distorsiones de Picasso, las figuras surrealistas de Jan Miro, los resúmenes de Kandinsky o las pinturas de “acción” de Jackson Pollock. “Si bien el arte figurativo todavía existe hoy en día, ya no es la única medida de valor.

El arte como expresión del contenido emocional. La expresión se hizo importante durante el movimiento romántico con obras de arte expresando un sentimiento definido, como en lo sublime o dramático. La respuesta de la audiencia fue importante, ya que la obra de arte tenía la intención de provocar una respuesta emocional. Esta definición es válida hoy en día, ya que los artistas buscan conectarse y evocar respuestas de sus televidentes.

Arte como forma. Immanuel Kant (1724-1804) fue uno de los teóricos más influyentes a finales del siglo XVIII. Él creía que el arte no debería tener un concepto, sino que debería juzgarse solo por sus cualidades formales porque el contenido de una obra de arte no es de interés estético. Las cualidades formales se volvieron particularmente importantes cuando el arte se volvió más abstracto en el siglo XX, y los principios del arte y el diseño (equilibrio, ritmo, armonía, unidad) se usaron para definir y evaluar el arte.

Hoy, los tres modos de definición entran en juego para determinar qué es el arte y su valor, según la obra de arte que se evalúe.